Desde el Espacio

"Antes de volar ya era consciente de lo pequeño y vulnerable que es nuestro planeta. Pero sólo cuando lo miré desde el Espacio, en toda su inefable belleza y fragilidad, comprendí que la tarea más urgente de la humanidad es protegerlo y preservarlo para las futuras generaciones".

Sigmund Jähn, primer astronauta alemán.

Vista desde el Espacio, la Tierra parece una perla azul. El color se debe a las grandes extensiones de agua que la cubren y a la temperatura que permite que haya agua líquida en su superficie. En la frágil túnica de gases siempre hay una intensa actividad: la atmósfera es una delgada capa que nos protege de los peligros del Cosmos.

Los astronautas se emocionan cuando ven que, desde el Espacio, no parece que haya países. Desde allá, todos pertenecemos al mismo mundo. Al ver nuestra perla azul, es fácil comprender que cada uno de nosotros es responsable de su delicado equilibrio. Somos sus habitantes y debemos ocuparnos de ella para las generaciones futuras. En equipo, con humildad y cariño, podemos cuidar nuestro planeta.